Las características de una Puta Estándar

Un asunto peliagudo, pero que ha generado muchos debates. ¿Cuál es la diferencia entre una -perdón por la expresión- puta y una escort de alto nivel? Aunque parezca que ambas mujeres hacen exactamente lo mismo, hay diferencias que merece la pena resaltar para garantizar un servicio acorde a lo que estamos buscando.

Una prostituta, llamada puta de manera común, es una mujer que realiza favores sexuales a cambio de dinero. Dentro de ese adjetivo, hay numerosos distintivos que puedan llegar a marcar una importante diferencia. Al igual que dentro del cristianismo hay católicos, protestantes, luteranos y ortodoxos; dentro del inmenso mundo de la prostitución hay distintos tipos de profesionales.

La Prostituta de Bajo Nivel

Suele ser una mujer básica, y todo lo que rodea a su actividad lo será también. No hay una pauta con el físico, ya que hay putas callejeras realmente espectaculares, otras con sobrepeso, algunas de cierta edad… Siempre habrá público para todas y eso es lo que hace que haya una gran diversidad con el aspecto, aunque ciertamente es raro que una mujer con belleza de top model esté haciendo la calle.

 

 

Las profesionales que ejercen a cambio de una tarifa baja y en un ambiente poco sofisticado tienen algo en común: un entorno de pocas posibilidades. El lugar de nacimiento, el origen familiar, la zona en la que viven y las amistades que tienen son claves. La mayoría han nacido en un sitio que no ofrece muchas oportunidades de prosperar, vienen de un ambiente deprimido o han nacido en familias desestructuradas. Cualquier persona puede prosperar y triunfar si se lo propone, pero nosotros creemos que esta falta de desarrollo provoca que las prostitutas no tengan las herramientas necesarias para sacar provecho de su profesión.

La falta de educación también las aleja de ambientes más selectos, donde sin duda podrían ejercer su profesión de una manera más elegante y segura. El escaso nivel cultural es una gran limitación.

 

 

¿Una puta de la calle puede ganar dinero?

Por supuesto. No solo las escorts de lujo ganan grandes cantidades de dinero, la prostituta estándar genera unos ingresos muy superiores al salario normal de una mujer que se dedica a una actividad corriente. Por desgracia, no tienen ni idea de qué hacer con el dinero. No saben administrarse, lo gastan mal, o tienen que mantener a sus familias, lo que impide que puedan utilizar el dinero para sí mismas. Ganar mucho dinero no sirve para nada si se gasta mucho, o si se gasta mal. Los caprichos insensatos también son comunes en este tipo de profesionales, no al nivel de los bolsos caros que también compran irracionalmente las acompañantes de lujo, pero casi.

La falta de visión también es muy normal en la puta básica. Al no tener la misma inteligencia emocional que poseen las mujeres educadas en otros ambientes, no piensa en el futuro y vive al día. Eso crea un círculo vicioso en el que la prostituta está cansada de su profesión y quiere dejarla, pero no puede, porque no sabe hacer otra cosa o porque tiene demasiados años en blanco en su currículum, años que cualquier mujer normal habría invertido en estudiar o trabajar.

 

 

Los contactos de una Puta

Una puta sin contactos es como un atuendo elegante sin bolso: falta algo muy importante. Las escorts de alto nivel suelen hacer amistades en los aventos a los que acuden, y saben relacionarse con las personas adecuadas. Esas personas pueden ayudarlas a prosperar, a conocer a otras personas, a introducirlas en ciertos lugares, y en definitiva, a conocer a potenciales clientes o parejas. La prostituta básica suele quedarse estancada en el mismo sitio, y al cabo de un tiempo, tiene que cambiar de lugar porque está demasiado vista.

Lo que es evidente es que todas las mujeres que se dedican a esta profesión, ya sean putas callejeras, escorts de alto nivel y prostitutas de club de carretera, son personas que merecen un respeto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *