El Amor entre una Escort y un Cliente

Parece inevitable. Una chica guapa, un caballero que busca compañía y diversión. Una conexión, el deseo sexual mutuo, una serie de encuentros satisfactorios. Poco a poco, los lazos entre ambos se estrechan. Cada vez se gustan más y empiezan a necesitarse mutuamente. En muy poco tiempo, la relación ocasional se transforma en algo más intenso, y en muchos casos, inadecuado. Ha pasado. Ha surgido el amor entre una escort y un cliente. ¿Desastre asegurado? Para qué engañarnos: sí.

En Sugar Girls no nos gusta engañar a nadie. Sabemos que algunas agencias hablan de la posibilidad que haya amor entre una escort y un cliente, como si fuera una opción interesante para algunos caballeros. Nosotros no hacemos eso. No somos una agencia matrimonial, ni un lugar de encuentro para solteros. Somos una agencia de escorts que ofrece servicios de acompañamiento, servicios divertidos, intensos, inolvidables, anónimos y en la mayoría de los casos, esporádicos. ¿Para qué complicarse más la vida, cuando el día a día está cargado de problemas? Nosotros estamos aquí para que nuestros clientes se evadan de sus preocupaciones, ¡no para que añadan más a la cuenta!

 

Amor una escort

 

Relaciones Apasionadas, pero sin Amor

A lo largo de nuestra vida, no vamos a amar a muchas personas del sexo contrario. Como mucho, dos o tres. El amor verdadero es algo difícil de conseguir; a menudo, depende de tantos factores que da la sensación de que todos los planetas tienen que estar alineados para que eso ocurre. Y suele ser así. Por lo tanto, pensar que el amor va a darse sí o sí por conocer a una serie de señoritas atractivas, inteligentes y con clase es una ilusión. No hay ningún peligro.

Aún así, es normal que se establezcan relaciones intensas. Sí, hay sentimientos entre las escorts y sus clientes. Hay atracción física. Algunos encuentros son realmente satisfactorios para ambos. Existe química. Cuando se dan esas situaciones, es algo estupendo, tanto para ellos como para ellas. Para la escort, es un orgullo tener una cartera de clientes fieles, y dicen que esa es la menor manera de tener éxito a la hora de llevar a cabo esta actividad. La energía es mejor, el respeto alcanza su máximo nivel, y el placer es mucho mayor.

 

 

¿Cómo evitar el Amor entre una Escort y un Cliente?

Mantener la cabeza fría y algo de cinismo: sin duda, esa es la fórmula mágica. En este sector, abundan las mentiras y los engaños. Hay engaños acerca de las fotos, acerca de la disponibilidad, acerca de las intenciones de cada uno. La gente está acostumbrada a mentir para obtener lo que desea. Eso incluye a las chicas. Ofrecer una experiencia divertida y un trato agradable es la norma general, pero hay escorts que van más allá y fingen tener auténticos sentimientos hacia sus clientes, con el objetivo de establecer una relación a largo plazo y ganar más dinero. El cliente engañado llega a creer que la escort está enamorada de él, y se da cuenta de la farsa cuando ya es demasiado tarde. Cuando eso ocurre, la decepción es inmensa.

En Sugar Girls no estamos de acuerdo con ese tipo de comportamientos, pero es el cliente quien tiene el poder para evitar que situaciones así se descontrolen por completo. El amor entre una escort y un cliente es posible, pero también se puede evitar.

 

amor entre una escort y un cliente

 

Hay que tener claro que es perfectamente normal que surja una cierta unión afectuosa entre una escort y sus clientes y asumir que esa situación puede darse. Pero nunca hay que permitir que las cosas vayan más lejos. Elige a la escort de tus sueños, conócela, disfruta de sus encantos, apasiónate por la increíble mujer que tienes delante, pero recuerda que estás ante una ilusión. Disfruta de la intensidad de vuestros encuentros. Aprovecha el privilegio de estar con una señorita fascinante que, lo mejor de todo, nunca va a hacerte preguntas. Haz lo que tengas que hacer y vuelve a casa, sigue con tu vida. Cuando quieras volver, ella te estará esperando.

Tú eliges el cuándo, el cómo y el dónde. Eres un hombre afortunado de tener esta libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *